jueves, 28 de febrero de 2008

The Bucket List, película idealista

Título: Ahora o Nunca
Título original: The Bucket List
Nacionalidad: USA
Año: 2007
Director: Rob Reiner
Reparto: Jack Nicholson, Morgan Freeman, Sean Hayes, Rob Morrow
Sinopsis: Hace mucho tiempo, el profesor de filosofía de Carter (Morgan Freeman) en su primer año de carrera les sugirió a sus estudiantes que escriban una “lista de deseos”, un recuento de todas las cosas que querían hacer, ver y experimentar en la vida antes de morir. Pero, mientras Carter estaba aún tratando de aclarar sus sueños y planes privados, la realidad se entrometió: matrimonio, hijos, una multitud de responsabilidades y, finalmente, un trabajo de mecánico de automóviles durante 46 años. Gradualmente, cambiaron su idea de lo que era una lista de deseos en poco más que un recuerdo agridulce de oportunidades perdidas y en un ejercicio mental en el que pensaba de vez en cuando para pasar el tiempo mientras trabajaba bajo la capota de un coche.
Entretanto, el millonario empresario Edward Cole (Jack Nicholson) nunca vio una lista sin pensar en los beneficios. Siempre estaba demasiado atareado ganando dinero y construyendo un imperio como para pensar en cuáles podrían ser sus necesidades más profundas, más allá de la siguiente adquisición o una taza del más caro café.
Entonces, la vida les dio a ambos un toque de atención urgente e inesperado. Carter y Edward se encontraron compartiendo una habitación de hospital con mucho tiempo para pensar en lo que sucedería a continuación—y en cuánto de ello estaba en sus manos. A pesar de sus aparentes diferencias, pronto descubrieron que tenían dos cosas muy importantes en común: una necesidad no satisfecha de aceptarse a sí mismos y las elecciones que habían hecho, y un deseo urgente de pasar el tiempo que habían perdido haciendo todo lo que siempre quisieron hacer. La lista ya no era sólo un ejercicio mental. Era un plan de trabajo.
Así que, en contra de las órdenes del médico y del sentido común, estos dos auténticos desconocidos abandonan el hospital y se lanzan para vivir la aventura de sus vidas.
Con tan solo 97 minutos esta cinta provoca la reflexión existencialista: ¿preferimos saber cuándo moriremos o no? La mortalidad humana marcada por la fatalidad debido al cáncer constituye el tronco fílmico del que surge una rama cómico-trágica.
Muy destacable la actuación de los protagonistas que logran representar el sentimiento dramático del caso.
Para quienes hemos visto el sufrimiento de familiares por el cáncer, la película será lacrimógena.
El contexto y clase social de los personajes del filme distan muchísimo de la crítica situación de los pacientes de la clase pobre de nuestro país y muchos otros en los que más que por sufrir un cáncer, los pacientes mueren por carecer de los recursos económicos para solventar el costoso tratamiento. Por lo tanto, la película aborda, más que el tema del sufrimiento cancerígeno, el optimismo ante la muerte. Pero su enfoque es idealista y superficial, o sea, comercial. Sin embargo, recomiendo apreciarla y ser conscientes de la importancia de la salud y la vida.

No hay comentarios: