domingo, 7 de agosto de 2011

Soy un embajador peruano, ¡cuánto orgullo!


Es un honor para mí ser un embajador peruano y así poder contribuir con la difusión de nuestra cultura. Represento y difundo el maravilloso Carnaval cajamarquino. Por mis venas discurre la fusión norteña de Tumbes y Cajamarca. Mi padre, que nació en Cajamarca, me invitó a conocer su tierra natal en mi juventud; simplemente, me enamoré. No me canso de regresar. Mi hermano radica allí con su familia, mis tíos, mis tías, mis primos, mis primas y toda la familia que tengo allí es un motivo más que me une a esta hermosa tierra.

El haber presenciado varias ediciones del carnaval cajamarquino ha sido inolvidable. Por ende, no vacilé y lo elegí para difundirlo aún más y motivar nuestro orgullo por él.

Todos podemos ser embajadores de nuestro país. 
El cargo no es una exageración semántica. En primer lugar está referido al rol representativo de una autoridad en otro Estado. Por lo tanto, su uso se extiende en el sentido de "representar". Por ejemplo: El ceviche es el embajador de la gastronomía peruana.

¿Cómo puedes ser un embajador?
Nada complicado. Ingresa a http://embajadoresperuanos.peru.info/. Puedes elegir entre tres categorías:

  1. Gastronomía
  2. Tradiciones y atractivos
  3. Productos
Anímate, no lo dudes. Sé un embajador de nuestro país. Elige lo que deseas representar y difundir.


A continuación, les comparto dos fotos de mi último viaje a Cajamarca.

 En la cúspide de Paucamarca.
En la plaza de armas cajamarquina. Como se ve, el sol es bondadoso y el cielo celeste está "lleno de algodón".



No hay comentarios: