viernes, 6 de julio de 2012

"Maestro" implica "estudiantes". Feliz día para ambos...






Desde 1953 se decretó  este reconocimiento que revalora el papel del educador en nuestro país.
Mediante la presente entrada, me permito saludar a las profesoras y profesores de todas las fronteras. El ser un profesor me permite conocer y compartir esta praxis desde hace 12 años. Hoy renuevo mi vocación y mi deseo de continuar enseñando no solo lenguaje, redacción o literatura sino, quizá el curso más difícil: el vivir.

Hoy recuerdo a mis profesores de colegio, de universidades y de maestría. Ellos han colaborado significativamente en mi formación integral y les expreso mi sublime agradecimiento.
Además, en este transcurso de mi educación, he conocido a muchos colegas, por ejemplo mis amigos de la Facultad, de la maestría y mis compañeros de trabajo en colegios, academias y  en la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

Hoy recuerdo también a mis estudiantes. Son incontables, pero no por ser tantos he dejado de aprender de ellos, pues en el aula es donde un profesor no solo enseña sino aprende a enseñar gracias a sus discentes. Es más, no podríamos ser docentes sino hubiese estudiantes y viceversa. En el aula, el aprendizaje es recíproco.
Nuestros estudiantes no son meros receptores de lo que decimos; cada uno de ellos representa un "mundo" particular y le compete al docente el lograr entender y guiar a cada estudiante. Sin duda, esto no es fácil; sin embargo, no debemos desalentarnos. Debemos sentirnos energizados y enseñar con vigor para corresponder a nuestros principios, a la confianza de los padres de familia y, sobre todo, a nuestros estudiantes.

Finalmente, considero necesario exhortar a todos los docentes a reflexionar sobre la importancia de su rol y a realizar un balance de su labor para potenciar lo positivo y corregir lo negativo. Los invito a que renueven su compromiso con su vocación y que sean perseverantes en su objetivo medular: el educar   a seres humanos.

Reitero mi felicitación y orgullo para con los maestros y maestras que dedican su vida a la educación y agradezco la vital participación de todos los estudiantes. Feliz día del Maestro y por qué no decirlo: Feliz día del Estudiante. Comparto con todos esta felicidad por ser docente y mi objetivo de seguir dedicando mi vida a la enseñanza y a la formación de una mejor sociedad peruana.

No hay comentarios: