domingo, 23 de agosto de 2009

Aspectos del proceso comunicativo

La comunicación y su esencia: la transmisión del mensaje, implican elementos conocidos como el emisor, el receptor, el canal, el referente, el código y, necesariamente, el mensaje. No obstante, existen otros aspectos que coadyuvan para la interpretación de la intención comunicativa.

En esta entrada, les presentaré dos: el contexto y la situación, los cuales son motivos de confusión en el momento de su reconocimiento.

Según el diccionario de la RAE, sus significados son los siguientes:

Contexto

(Del lat. contextus).

1. m. Entorno lingüístico del cual depende el sentido y el valor de una palabra, frase o fragmento considerados.

2. m. Entorno físico o de situación, ya sea político, histórico, cultural o de cualquier otra índole, en el cual se considera un hecho.

3. m. p. us. Orden de composición o tejido de un discurso, de una narración, etc.

Situación

(De situar).

1. f. Acción y efecto de situar o situarse.

2. f. Disposición de una cosa respecto del lugar que ocupa.

3. f. Posición social o económica.

4. f. Estado o constitución de las cosas y personas.

5. f. Conjunto de factores o circunstancias que afectan a alguien o algo en un determinado momento.

Si nos valemos de la primera y segunda acepción de contexto y situación respectivamente, tendremos una clara diferencia:

El contexto es un marco lingüístico.

La situación es un aspecto extralingüístico.

De este modo, en un proceso comunicativo consideraremos contexto a las palabras que acompañen a otra para evitar la ambigüedad del término o frase por ejemplo. En cambio, la situación será la circunstancia física o mental en la que se ubica el proceso comunicativo.

Por ejemplo, Un chofer maneja un ómnibus de transporte público escuchando una radionovela. Un pasajero aborda la unidad vehicular y escucha la siguiente parte de la narración radial: “Ayúdame a conseguir las hojas que necesito, caminaremos muchos días, pero el esfuerzo valdrá la pena”.

El pasajero no puede captar el mensaje cabalmente ya que requiere de un contexto para lograr reconocer la situación comunicativa.

El programa radial continúa y se agregan los siguientes detalles:

“Está bien, te ayudaré a conseguir esas hojas de uña de gato en esta selva iquiteña”

Ahora, el pasajero ha percibido el mensaje eficazmente ya que goza de la siguiente información:

  • “de uña de gato” contexto o marco lingüístico que precisa el significado polisémico de la palabra “hoja”.
  • “selva iquiteña” es la situación o lugar en el que se desarrolla el proceso comunicativo, este dato pudo ser expresado o tácito.

No hay comentarios: