lunes, 6 de junio de 2011

Pobreza y desigualdad: Tareas inaplazables

Hace unos días Macroconsult elaboró un interesante balance socio-económico de los resultados electorales de la primera vuelta. Como parte de dicho informe se obtuvo el cálculo de la distribución de ingresos a nivel familiar para el país en 2004 y 2009. Uno de los resultados relevantes es que en 2009 solo 14 de cada 100 hogares tienen ingresos mayores a S/. 3,000 mensuales. Dos son las ideas-fuerza (a manera de hipótesis) que pueden desprenderse de este reporte. En primer lugar que si bien la pobreza monetaria se ha reducido, la mayoría de la población se encuentra justo por encima de la línea de pobreza. Es decir que la población que ha dejado de ser pobre, ha dejado de serlo “con las justas”. Por lo tanto, el objetivo de paliar la pobreza se ha obtenido, mas no el de llevar adelante una transición desde programas asistencialistas y la “inercia” del crecimiento hacia programas productivos y la provisión efectiva por parte del Estado de bienes y servicios públicos de calidad (Salud, Educación, Infraestructura, etc.) que no solo morigeren, sino que erradiquen la pobreza en el país. Una cosa es atenuar y otra es erradicar, no confundamos lo verbos. Veamos ahora lo concerniente a la variable desigualdad. De acuerdo a los resultados¹, en 2004 el ingreso del grupo más pudiente era 24 veces el ingreso del grupo con menores ingresos, ¿cuál fue el resultado en 2009? 24 veces. Ni más, ni menos. En conformidad a esta métrica la desigualdad de ingresos en el país no se redujo en 5 años. Si complementamos este resultado con el obtenido por el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE) que corrige el problema del reporte de la información con el uso de las cuentas nacionales, entonces quedan en tela de juicio los “exitosos” resultados en torno a la reducción de la desigualdad del vigente modelo económico. No nos dejemos sorprender.

 Entonces, ¿cómo erradicar la pobreza y reducir asimetrías en el país? Al respecto el profesor Ravallion en un estudio pone en discusión el asunto de la distribución económica –centrando el análisis en el tema tributario- como instrumento para eliminar la pobreza en los países subdesarrollados. Ravallion enfatiza que el carácter progresivo en la tributación (donde pagan más impuestos los que más tienen) no es el dominante en los países subdesarrollados, sino que son los impuestos indirectos y sus impactos distributivos negativos. Por ejemplo, para el caso peruano en 2010 del total de ingresos tributarios del Gobierno Central el 64% correspondieron a impuestos indirectos (consumo, importación, etc.) y solo el 36% a directos. Asimismo, en el estudio, Ravallion desarrolla el cálculo del impuesto² que se necesitaría aplicar sobre la población rica para cubrir la brecha de pobreza³ de una economía. Para el caso peruano, se encuentra que para cerrar la brecha de pobreza (concebida como la población que vive con menos de US$ 2 diarios) se necesitaría aplicar una tasa impositiva de 4.72% en la población más rica. Si bien hay que actualizar este cálculo, es indudable su utilidad como punto de referencia. Para concluir, la erradicación de la pobreza y reducción de la desigualdad son tareas pendientes en el país. Una alternativa que no se ha puesto en práctica ante esta situación es la aplicación de una reforma tributaria que no solo garantice los necesarios mayores recursos para el Estado, sino que a la par promueva una mayor equidad en el país. Ambas son tareas impostergables que desde el 29 de julio el próximo gobierno debe asumir. ¹ En conformidad al comentario del profesor Yamada. Revisar diario Gestión del 18.05.11. ² Nos referimos a la tasa de impuesto marginal. ³ Ravallion realiza el cálculo para la brecha de pobreza de individuos que perciben ingresos diarios menores a US$1.25



1 comentario:

judizhiithaw dijo...

profe creo que ustd se olvido de sus alumnos que vemos su pagina :D queremos mas relatos o cuentos o pequeñas hisyorias para poder leerlas ademas su ultima historia ya tiene tiempito no cree :D ojala ponga mas ....... gracias x leerlo -..........si lo lee (¬¬)