domingo, 1 de mayo de 2011

Carta por el Día del Trabajo


Estimados compañeros de trabajo:

Les expreso mi especial saludo por este día en el que se revalora la acción del trabajador. 
Será importante reflexionar sobre las diversas formas de empleo, sobre todo las más sacrificadas que hasta pueden causar la muerte del trabajador, por ejemplo los mineros.
Y quién saluda por este día al vendedor ambulante, al chofer o cobrador de combi, al lustrabotas, al que vende periódicos, al que lava autos, al carpintero...¿Consideramos trabajos a estos llamados oficios? Trabajar es ocuparse de cualquier actividad física o intelectual. Por lo dicho, considero trabajador a todo aquel que se encarga de una labor, y lo implícito es que asumamos con responsabilidad y dedicación nuestro rol laboral.

Nuestra labor es especial, pues nuestro trabajo es, en esencia, interpersonal; el desarrollo educativo y humano de nuestros estudiantes es nuestro trabajo.
A diferencia de un trabajo industrial de producción de piezas en serie en el que se sustituye la pieza defectuosa, nosotros no sustituimos al alumno; nosotros perseveramos y fomentamos una reflexión de su actitud y lo guiamos por la senda del estudio y de la responsabilidad.
Hoy, aprovecho para agradecerles su dedicación y constancia en esta noble labor cuyo trabajo es el ofrecer parte de su vida, diariamente, en pos de mejorar a los demás, pero sin descuidar el ser mejores también. Sintámonos felices por trabajar; laboremos con gusto y amor por lo que hacemos. El trabajar le otorga un sentido muy especial a nuestras vidas.

Finalizo este breve mensaje con un apretón de manos para cada uno.
Muchas gracias por apostar por el trabajo. 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Coincido al 100% el comentario, sin el ezfuerzo de acda uno de Uds este país no sería nada.

me auno al saludo.

Benjamín Bazán