lunes, 11 de mayo de 2009

CTS, ¿en qué entidad la deseamos?

Enlace recomendado

http://www.sbs.gob.pe/portalsbs/TipoTasa/files/00087_1.htm

Respecto a la compensación por tiempo de servicios (CTS) que es un beneficio laboral que el empleador o jefe deposita a los trabajadores en una entidad financiera, les presento un artículo publicado en el periódico El Comercio (14/11/08). A pesar de haber transcurrido unos meses, su contenido orientador y sus críticas a las entidades financieras son plenamente vigentes. Por lo tanto, me parece muy importante compartir esta publicación con ustedes. Mi objetivo es difundir información que les permita decidir en cuál banco, caja municipal, etc. desean que su empleador les deposite su CTS; esto se decide según la tasa más alta que la entidad pague por el depósito.

http://www.sbs.gob.pe/PortalSBS/infpublico/faq/faq12_PAU.htm

Lo más probable es que ni les hayan preguntado dónde desean que se les deposite-mi caso-, sin embargo, todos tenemos el derecho de elegir o solicitar un cambio de entidad para nuestro depósito, así como de la moneda en soles o dólares.

A continuación, el artículo

Opciones que hay para nuestra CTS

Por Luis Davelouis Lengua

A más tardar, el próximo lunes le depositarán su CTS. Si no sabe cómo hacer que el 50% intangible de ese pago rinda más y no necesita gastar la parte del depósito de libre disponibilidad, podría hacerse estas preguntas: ¿Dónde le conviene ahorrar aquella parte de la cual no puede disponer? ¿Y qué hacer con la parte que sí puede utilizar?

Antes que nada, debe saber que los depósitos de CTS y los de plazo fijo, que son la alternativa para la parte de libre movilidad de su CTS, son importantes para las instituciones financieras, pues les aseguran flujos de liquidez relativamente estables por períodos de mediano plazo, lo que les permite usar los recursos para dar préstamos de plazos similares, como los de consumo (de uno a dos años) o incluso vehiculares (de tres a cinco años). Una cuenta de CTS, al menos la mitad del depósito, está inmovilizada mientras el trabajador permanezca en el mismo centro laboral (en promedio, tres años y medio), mientras que un depósito a plazo suele ser tomado por plazos de entre uno y dos años.

Además, en la medida en que las cuentas de CTS y depósitos a plazo cuentan con saldos relativamente bajos (S/.4.000 para una CTS y poco más de S/.15.000 para depósitos a un año, en promedio), el banco puede darse el lujo de pagar menos por este dinero del que estaría dispuesto a darle a un banco del exterior por una línea de crédito de US$10 millones. Ello explica por qué a mayor monto depositado o a mayor plazo por el que esté dispuesto a dejar su dinero, recibirá una mayor tasa de interés.

Y, por último, y tal vez lo más importante hoy, es que en épocas de crisis como la actual, las CTS y los depósitos a plazo se convierten en una de las pocas opciones de financiamiento para los bancos, pues los créditos del exterior, que se los entregan a tasas muy bajas en épocas de bonanza, simplemente desaparecen o cuestan demasiado y se convierten en salidas de emergencia.

Esto explica las agresivas campañas de los bancos, en términos de tasas de interés ofrecidas, de captación de depósitos y CTS que seguramente ha visto en las últimas semanas y en las que incluso han participado los más grandes del sistema, aquellos que casi siempre se dan el lujo de ofrecer tasas sumamente bajas por la supuesta garantía y respaldo que otorgan y que no existe como tal, puesto que el Fondo de Seguro de Depósitos cubre las CTS y depósitos por montos por persona hasta S/.86.358.

¿QUÉ HAGO CON LA CTS? Ahora que sabe que el dinero de su CTS le interesa a las instituciones financieras, es momento de preocuparse por conseguir la mayor rentabilidad que pueda. Seguramente se preguntará a dónde debería llevar su CTS. En la medida en que --y no lo olvide nunca-- sus depósitos cuentan con un seguro, la variable más importante que debe analizar es quién le ofrece más por su dinero. Y eso es fácil de descubrir, basta con ingresar a la página web de la SBS (www.sbs.gob.pe) y buscar el ránking de tasas por CTS para descubrir que la Caja de Trujillo le paga hasta 11% por ella.

Y para quienes quieren sacar aquella parte de libre disponibilidad para trasladarla a un depósito a plazo, la mejor opción es el Banco Falabella, que ofrece una tasa de 8,6% por un plazo de un año, aunque apenas supera a Mibanco, que ofrece 8,4%.

¿No le interesan las tasas, sino los premios que ha visto en las campañas recientes? Pues bien, es bueno que además de las tasas que le ofrecen, compare los diferentes beneficios que acompañan a estos productos: hay seguros de vida gratuitos, premios por ingreso a la universidad, rebaja en las tasas para préstamos personales, créditos vehiculares e hipotecarios preaprobados y regalos, entre muchos otros.

Sin embargo, debe ser consciente de algo: los regalos no existen en la banca. ¡Eso jamás sucederá! En finanzas, el dinero tiene un costo y eso lo saben bien los bancos. Por tanto, estos supuestos premios que le ofrecen son a cambio de una reducción (a veces sustancial) en la tasa de interés que le pagarán por su dinero. Normalmente, los bancos le descuentan, de los intereses que le iban a pagar, el costo del producto que le regalarán y estiman una nueva tasa mucho menor.

MALA INFORMACIÓN Algo que tendría que considerar, aunque no es lo principal para productos en los que solo hay que pensar dos veces (cuando se abre y se cierra la cuenta), es la calidad de la atención que tienen los bancos para ayudar a los clientes a tomar una decisión sobre su CTS. Para la elaboración de este informe, por ejemplo, visitamos las agencias de nueve bancos y una caja municipal en la zona financiera de San Isidro. Nos presentamos, honestamente, como un ciudadano que busca mejores tasas para su CTS y depósito a plazo (los resultados figuran en la infografía).

Esperábamos que la calidad de la atención dependiera del volumen de clientes y de la carga laboral en el momento de la visita, por lo que creíamos que las instituciones más pequeñas deberían haber sido las que nos atendieran con mayor rapidez y amabilidad. Y fue así. En la Caja de Trujillo, para entregar la información fueron mucho más solícitos y amables que en el BBVA, donde, pese a que había pocas personas, la actitud impaciente y poco diligente de quien atendía a los clientes en plataforma llamaba la atención. Parecía que tenía algo mejor que hacer. Incluso, llegó a tapar con la mano un tarifario con premios (que no está publicado en ninguna otra parte, pues solo se publica el tarifario sin promociones).

En el BCP (un banco grande donde había muchísimas personas), si bien la atención era mecánica y bastante lenta, al menos se notaba el esfuerzo que hacía quien atendía por ser amigable y comprensivo, incluso ante preguntas que resultaban obvias.

La mejor atención, en cuanto a información, trato y tiempo de espera, la recibimos de los bancos Financiero y Ripley. En HSBC y Falabella, el buen trato era opacado por el escaso conocimiento de los asesores, quienes debieron consultarlo todo.

Recomendación: Scotiabank e Interbank deben repensar seriamente su sistema de atención en plataforma (por orden de llegada y sin control alguno), capacitar a quienes atienden al público y, en el segundo caso, sobre todo, hacer algo con los tiempos de espera en cola: cerca de 35 minutos parados frente a la puerta abierta. Si su eslogan es "Tu tiempo vale más que el dinero", deberían pagarnos, y en efectivo, a todos los que tuvimos que esperar frente a la puerta abierta.

No hay comentarios: