miércoles, 24 de diciembre de 2008

NAVIDAD: CONSUMISMO VS SENTIMIENTO

¿Qué es la Navidad?
La Navidad no es un momento ni una estación, sino un sentimiento. Es el deseo más sincero que nos permite valorar a quienes son nuestra familia y a los que la vida nos ha permitido conocer. Valoremos a quienes estimamos y a quienes nos estiman. Valorar la paz y la generosidad del mundo es comprender el verdadero significado de Navidad. Hasta que uno no sienta la verdadera alegría en su corazón, la Navidad, no existe. Porque lo demás es apariencia, porque no son los adornos, no son las luces, no es el árbol, ni las guirnaldas. La Navidad es el calor olvidado durante el año que vuelve al corazón de las personas, la satisfacción de compartir ese calor con otros y la esperanza de seguir adelante. El mejor adorno navideño es una gran sonrisa sincera, una que refleje el espíritu de ayudar desinteresadamente a los demás. Mejor que todos los regalos debajo del árbol de navidad es la presencia de una familia feliz. Aunque se pierdan muchas cosas a lo largo de los años, mantengamos la Navidad que siempre viene cada año y vendrá para siempre. Quiero pedirles a todos que se detengan y escuchen su propia música. Que sus experiencias de vida, por un momento, sean notas musicales para sus oídos. Que valoren todo lo que les rodea porque son sus herramientas para seguir creando mejores melodías. La Navidad es por un lado una celebración religiosa y, actualmente, es tiempo de gran actividad comercial e intercambio de regalos, reuniones y comidas familiares, pero también es la época del año, en que dejamos un poco de lado las preocupaciones cotidianas, para reavivar el espíritu de solidaridad, de renacer en las buenas acciones, y hacer llegar a nuestros amigos, familiares y conocidos, nuestros mejores deseos. Cooperar y ayudarnos mutuamente, esa esencia jamás debe perderse en todos los actos de nuestras vidas, porque la tarea más difícil de la vida es vivirla, pero ésta será más fácil si contamos con la solidaridad y apoyo de los demás. Reflexionemos todos porque el que no vive para servir y ayudar, realmente, no sabe vivir. Termino expresándoles mis mejores deseos de unión familiar y felicidad. ¡Que tengan una muy, muy Feliz Navidad!

No hay comentarios: