viernes, 16 de mayo de 2008

China: los muertos llegan a 50.000 y una nueva réplica sacude el suroeste

Una fuerte réplica de 5,6 grados de magnitud sacudió hoy la asolada región del suroeste Chino, obligando a suspender las labores de rescate entre los escombros dejados por el fuerte sismo del lunes pasado, informaron los medios chinos.

La réplica se sintió también en la metrópolis de Chengdu, en el noroeste de la provincia de Sichuan, la más afectada por el terremoto del lunes de 7,8 grados en la escala de Richter, que según cálculos extraoficiales pudo haber causado 50 mil muertos, según reportó la agencia de noticias DPA. "El aeropuerto se ha tambaleado", afirmó un testigo. Desde el lunes, los sismólogos han registrado unas 4.500 réplicas con una fuerza de hasta 6,5 grados en la escala de Richter. Las tareas de rescate se encuentran en una "fase crucial", afirmó hoy, poco antes de que sucediera esta réplica, el presidente chino, Hu Jintao, durante su visita a la provincia de Sichuan. "Debemos realizar todos los esfuerzos, luchar contra el tiempo y superar todas las dificultades para lograr la victoria final de las tareas de rescate" dijo Hu en la ciudad de Mianyang, según medios estatales. Según Hu, las tareas de rescate se están llevando a cabo de forma "enérgica, ordenada y eficaz", pero reconoció que los equipos de rescate se enfrentan a un "desafío dantesco". "Salvar vidas sigue siendo la prioridad", señaló el presidente, que visitó a las tropas y personal médico que trabajan contrarreloj en Sichuan. "Tenemos que realizar mayores esfuerzos para atender a los heridos, restablecer el transporte, las telecomunicaciones y el suministro energético en las zonas más afectadas y garantizar unas condiciones de vida básicas a los residentes locales", añadió. El primer ministro chino, Wen Jiabao, lleva desde el lunes en Sichuan supervisando las labores de rescate. Debido a las acusaciones por el derrumbamiento de muchos colegios, donde miles de niños han quedado enterrados bajo los escombros, el gobierno ordenó hoy una investigación de la calidad de las construcciones. Si los edificios presentaban problemas, los responsables deberán rendir cuentas al respecto, señaló el Ministerio de Educación, citado por la agencia Xinhua. Se calcula que unas 6.898 escuelas de la provincia de Sichuan han quedado destrozadas.

No hay comentarios: